1º de Mayo 2020

En el 1º de Mayo 2020: los trabajadores al centro de la lucha de los pueblos  por una Patria nueva, popular y de perspectiva socialista.

Este Primero de Mayo  se da en  un periodo especial, donde como nunca hay destacar el papel fundamental de los trabajadores como ordenadores en la articulación del mundo sindical, en la lucha contra las injusticias y los abusos de este modelo económico neoliberal, una versión más del capitalismo. Ha quedado en evidencia lo imprescindibles que somos los trabajadores en todas las sociedades como creadores de toda la riqueza material y espiritual, somos el factor más preciado para el capital; es por ello, que debemos ponernos a la cabeza como trabajadores asalariados de la lucha y  movilización sindical y popular, más todavía en la actual coyuntura política de la pandemia y de la crisis general del capitalismo.

Es urgente  contar con un sindicalismo unitario, clasista, combativo y lo más representativo que sea de los trabajadores y pueblos de Chile, explotados y oprimidos para levantar triunfante  un proyecto alternativo, patriótico, popular y en la perspectiva del socialismo. Única salida a la confusión y dispersión de las diversas posiciones erradas existentes en el movimiento sindical, las que impiden el avance tras la  transformación de la sociedad y superación del modelo económico neoliberal.  La clase obrera y los pueblos de Chile no luchamos por humanizar el capitalismo, luchamos destruir el actual estado de opresión, injusticias, abusos y precarización total de la vida.

La lucha por nuestros derechos e intereses específicos o reivindicativos, como clase trabajadora del campo y la ciudad,  cobra una gran importancia y debemos unirla a la lucha política, con una política propia de los trabajadores al servicio de las mayorías e independiente de quienes, disfrazándose de izquierda, buscan sostener este actual estado de opresión con un sello ciudadano, si no existe una dirección política de clase revolucionaria en la dirección del movimiento popular, estamos condenados a ser esclavos por generaciones. Hay que aspirar a la toma del poder político, por lo mismo, las grandes tareas siguen siendo organizar a los millones de explotados y buscar la unidad más amplia de todos quienes luchan por enterrar este sistema capitalista en su versión neoliberal.

Debemos desenmascarar  la estafa del reformismo ciego y oportunista, que utilizando tramposamente las demandas sociales propone una salida reformista que no resuelve las causas de fondo, porque no apunta a resolver la explotación de las mayorías dentro de los márgenes de este sistema opresor, facilitando así la mantención en el PODER a los explotadores, a cambio de migajas, que son solo pobreza, hambre y represión de las masas populares. No podemos convertimos en economicistas ciegos ni ver el horizonte político, la lucha por la reforma son verdaderas escuelas de formación y de fortalecimiento orgánico para las grandes batallas por un mundo nuevo sin explotación y miserias, por una nueva y superior sociedad.

También debemos considerar que los sindicatos y el movimiento sindical en su conjunto, es parte integrante de la lucha a  nivel internacional, ya que vivimos en gran parte del mundo bajo un modelo capitalista que nos oprime y aplasta a todos los trabajadores por igual, no distingue color ni nacionalidad, por tanto, la solidaridad y la unidad de nuestra clase es importante en la lucha contra este capitalismo y  por la emancipación de cada país, por la dignidad, justicia social y la soberanía nacional.  Cada país que se libera del yugo del imperialismo, se convierte en una base de apoyo a los demás países, porque debilita la cadena de opresión en el continente.  Hoy el imperialismo y principalmente EE.UU. está siendo acorralado por los pueblos del mundo, que día a día alzan su puños con más fuerza, será más feroz y despiadado contra los pueblos que luchan por su independencia política, económica y social.

La unidad y organización es fundamental en estos momentos complejos, debemos sostener la unidad de los trabajadores para enfrentar la arremetida del gran empresariado imperialista y los gobiernos neoliberales en caída, totalmente despreciados y en una crisis de legitimidad junto, que solo es sostenido por la represión brutal hacia los que luchan.  Sin la unidad de la clase obrera y los pueblos de Chile será imposible defender el derecho al trabajo, salarios, sindicalización y otros tantos derechos conquistados con históricas jornadas de luchas en el pasado y presente.   Los oligarcas, el gobierno y parlamento patronal sacan  leyes sin contrapeso, sin ninguna oposición efectiva, apenas algunas  organizaciones sindicales sacan declaraciones tibias sin atacar el modelo capitalista.  Cada vez queda más en claro que el parlamento en Chile actúa para dejar contento a sus amos al gran empresariado.

La aprobación  en el parlamento la LEY DE PROTECCION AL EMPLEO, que no es otra cosa, que la desprotección del empleo a los trabajadores y la libertad absoluta de los empresarios para despedir en forma definitiva o temporal a los trabajadores usando el SEGURO DE CESANTIA, acumulada por los propios trabajadores y administrados por las mismas AFP a través de las AFC. Hoy nos están robando nuestro fondos cuyo monto ya supera los 55 mil millones de dólares; solo en el mes marzo tenemos 360 mil despidos o cesantes y casi 800 mil despedidos temporales con contrato, es decir, pueden volver a su trabajos si es que la CRISIS ECONOMICA, existente y que ha  salido a la luz a partir de la pandemia, se «detiene». La crisis económica que ya estaba  en desarrollo con miles de empresas quebradas, que solo encontró la justificación en la crisis sanitaria, para descomprimir las luchas sociales y sindicales, quitar derechos, rebajar sueldos y volver a un estado de máxima explotación, hoy exige volver a la normalidad sin ninguna garantía de la vida sanitaria.

Los trabajadores y pueblos estamos pagando la CRISIS capitalista bajo el neoliberalismo, donde el ESTADO Empresarial, el gobierno, parlamento y demás instituciones están al servicio del capital criollo e imperialista. A la oligarquía y a los pro imperialistas  solo les interesa salvar la macro economía, volver al saqueo de los recursos naturales, la contaminación y la explotación de los trabajadores y pueblos de Chile, por lo tanto el ESTADO y el gobierno no le importan los muertos, la cesantía que dejara la pandemia y todas las consecuencias sociales, ellos no asumen ninguna responsabilidad social, se seguirán lavando las manos en el dolor popular.

La crisis aún no ha tocado fondo, por el contrario está en pleno desarrollo y profundización, es por ello que con mayor fundamento es imperioso un gesto unitario, de generosidad y de colocarnos  por encima de mezquinas diferencias, es la única forma de  poder defendernos de los enemigos de los trabajadores y sostener nuestros derechos.  La unidad debe pasar por todas las centrales sindicales, federaciones y confederaciones, el  hacerlo es un sinónimo de grandeza y no hacerlo es una irresponsabilidad por parte de algunos dirigentes sindicales, se debe responder a los trabajadores sindicalizados y no sindicalizados, a sus intereses más sagrados como la UNIDAD, si queremos gozar de su confianza, respeto y credibilidad.

Hoy debemos ser capaces de luchar por la REFUNDACIÓN DE CHILE, por una patria nueva, donde los trabajadores donde seamos el centro de todo y dirigir todo; EL NUEVO ESTADO, la economía, los recursos naturales y donde la salud, educación, vivienda, el trabajo sea un derecho garantizado y así asegurar un nuevo y superior sistema de pensiones, las AFP deben desaparecer, no modificarlas.  Estas últimas fueron creadas para entregar pensiones miserables, para capitalizar a los bancos y las grandes empresas.

Hoy hacemos un llamado a los trabajadores de la gran minería a que se sumen y den un paso solidario junto con los demás trabajadores del país, que se unan a la lucha y la movilización, ya que en los últimos tiempos en de lucha social no estuvieron presente de manera activa o no se notó su presencia, que en otras movilizaciones, presionaban al gran capital internacional y el Estado empresarial de los explotadores.

Debemos  luchar organizadamente bajo un solo puño para recuperar nuestros derechos y dignidad como trabajadores tan pisoteados y humillados por todos los gobiernos patronales y neoliberales en los últimos tiempos y principalmente por Piñera y su ministra del trabajo.

En este Primero de Mayo vaya también nuestro saludo caluroso y más alto reconocimiento a los recolectores de la basura domiciliaria, a los trabajadores de farmacia, lugares de venta de alimentos y muy en especial a los trabajadores de la salud, desde los auxiliares a los médicos, quienes en televisión son falsamente felicitados por la televisión por los explotadores, pero en la vida cotidiana se les niega su organización sindical, se les reprime sus demandas de mejorar las condiciones de trabajo para una mejor atención sanitaria, se les castiga con despidos, trabajos precarios y largas jornadas de trabajo, en ustedes hoy personificamos lo esencial, heroico e insustituible de los trabajadores

La tarea está planteada: unidad, organización, lucha y movilización desde los trabajadores por nuestros derechos y superar este modelo económico capitalista neoliberal, criminal y miserable.

VIVA ESTE 1º DE MAYO DE REAFIRMACIÓN DE LAS LUCHAS SINDICALES POR UN NUEVO CHILE

VIVA LA UNIDAD, ORGANIZACIÓN Y SOLIDARIDAD DE CLASE

QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS RICOS, NO LA CLASE OBRERA Y LOS PUEBLOS DE CHILE!

FUERA PIÑERA, FUERA MAÑALICH, FUERA FIGUEROA FUERA ZALDIVAR!!

PATRIA NUEVA, POPULAR DE PERSPECTIVA SOCIALISTA!!!

A REFUNDAR CHILE!!

Dignidad Obrera

Corriente Estudiantil Popular

Corriente Popular de Mujeres

Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *