Potente y vital Informe al 5 pleno del 7ª periodo del CC del PTC

Información del 5º Pleno del 7º Período del CC del Partido del Trabajo de Corea

Tuvo lugar del 28 al 31 de diciembre del 108 (2019) de la Era Juche en la sede del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea el 5º Pleno del 7º Período del CC del PTC.

El Presidente del PTC, Kim Jong Un, dirigió la reunión en que participaron los miembros y otros suplentes del CC del PTC y los integrantes de la Comisión Revisora Central del Partido.

Estuvieron presentes en calidad de observador los funcionarios del CC del PTC y de los ministerios y órganos centrales, los presidentes de los comités populares provinciales y de los comités provinciales de economía rural, los presidentes de los comités del PTC en las ciudades y distritos y los funcionarios de las ramas y unidades importantes y de las instituciones de fuerzas armadas.

Kim Jong Un operó y ejecutó la reunión por el encargo del BP del CC del PTC.

En la ocasión fueron planteados los siguientes puntos de la agenda:

1. Sobre el rumbo de nuestra lucha inmediata bajo la actual situación interior y exterior

2. Sobre el problema de organización

3. Sobre la enmienda y complementación de la colección de consignas del CC del PTC

4. Sobre la conmemoración solemne del aniversario 75 de la fundación del PTC

La reunión plenaria debatió el primer punto.

Kim Jong Un pronunció el informe sobre el primer punto de la agenda.

Él dijo que los 8 meses pasados después del 4º Pleno del 7º Período del CC del PTC fueron la continuación de la lucha muy dura y el avance valiente. Agregó que en este lapso, nuestro Partido realizó esfuerzos constantes por establecer, mantener y materializar la acertada línea de política interior y exterior dando enfoque a las prioridades, derechos e intereses de nuestro pueblo y a la preservación de soberanía y seguridad del Estado.

Señaló que el CC del PTC convocó esta reunión plenaria con el propósito de analizar y estimar de manera comprensiva y profunda los obstáculos y dificultades subjetivos y objetivos interpuestos en el camino de avance impetuoso de nuestra revolución y buscar las medidas decisivas para acelerar más la construcción socialista.

Presentó la línea revolucionaria de desplegar la arremetida frontal conforme a las demandas de la situación actual y la revolución en desarrollo.

Estimó que en medio de la campaña intensa para la materialización de la resolución del 4º Pleno del 7º Período del CC del PTC, se ha consolidado aun más nuestra fuerza autóctona cuyo motor es la autarquía y autosuficiencia.

Continuó que en acato al llamamiento del Partido de abrir la era de gran auge de la construcción socialista levantando a lo más alto la bandera de autoconfianza, nuestro Estado y pueblo han manifestado plenamente el fuerte espíritu e inagotables potencialidades con que logran saltos y avance haciendo frente a las dificultades.

Los desafíos con que tropezamos en los meses pasados fueron tan severos y peligrosos que no habrían podido resistir ni un día otros países, dijo y agregó que ninguna prueba pudo detener ni demorar el avance impetuoso de nuestro pueblo que marcha sin vacilación alguna formando un ente sólido y logrando uno tras otro grandes éxitos en el fortalecimiento del poderío estatal y de la capacidad de defensa nacional.

La inmensa y complicada obra de desarrollar los sistemas de armamentos sofisticados, que poseen sólo algunos países avanzados en las ciencias y tecnologías de defensa nacional, requirió que buscáramos por cuenta propia la solución innovadora en el aspecto científico y técnico, y todas las tareas de investigación fueron cumplidas perfectamente por las fuerzas autóctonas, o sea, por nuestros fidedignos científicos, diseñadores y obreros de la industria bélica, señaló.

Prosiguió que eso constituye una gran victoria y que la preparación seguida de los sistemas de armas estratégicas y perspectivas, ideados por el partido, deviene un gran acontecimiento para desarrollar las fuerzas armadas de la RPDC y defender y garantizar la soberanía nacional y el derecho a la subsistencia.

Este salto en las ciencias sofisticadas de defensa nacional hará irreversible nuestra superioridad técnico-militar, fomentará mucho más el aumento del poderío estatal, elevará el control sobre la situación política periférica e impondrá a los enemigos gran inquietud y pavor, puntualizó.

Mientras EE.UU. dilate el tiempo y vacile en liquidar las relaciones con la RPDC, se verá obligado a quedar sin remedio alguno ante la escalada imprevisible del poderío de la segunda y caerse en el peor aprieto, apuntó.

Se refirió a algunos éxitos logrados en la construcción económica.

Al analizar la corriente de la situación dada, criticó que la verdadera intención de EE.UU. es satisfacer sus intereses políticos y diplomáticos con charlatanería vana detrás del cartel de diálogo y negociaciones y, al mismo tiempo, desgastar y debilitar poco a poco la fuerza de la RPDC manteniendo las sanciones.

Hemos redoblado la decisión de no cambiar jamás por nada la seguridad y dignidad de nuestro Estado ni la seguridad del futuro, aseveró.

Debido a que EE.UU. presenta las demandas contrarias a los intereses fundamentales de nuestro Estado asumiendo una actitud bandidesca, adquiere inevitablemente el carácter prolongado el estancamiento entre la RPDC y EE.UU., opinó.

En los últimos tiempos, EE.UU. vuelve a hablar del diálogo sostenible planteando la reanudación del mismo por aquí y por allá, pero esto no parte de la voluntad de retirar su política de hostilidad a la RPDC, mejorar las relaciones bilaterales y resolver el problema, sino para ganar el tiempo necesario a evitar el golpe demoledor pasando sin dificultad la fecha límite hasta el fin de año que hemos definido, dijo.

Prosiguió que EE.UU. incurre en la conducta dual de hablar del diálogo por una parte y, por la otra, recurrir más abiertamente a la artimaña política, militar y económica de carácter provocativo a fin de asfixiar y aplastar completamente a la RPDC.

Agregó que nuestro país no perdonará nunca que el cínico EE.UU. abuse del diálogo con la RPDC en sus malsanos designios y pasará a la acción de gran impacto para cobrar todo el precio de la restricción de desarrollo y de las penas que ha sufrido hasta ahora el pueblo coreano.

Si bien nos resulta imprescindible el ambiente exterior favorable a la construcción económica, no podemos vender por la metamorfosis elegante la dignidad defendida hasta la fecha como vida, sentenció.

Ratificó que la confrontación RPDC-EE.UU., que perdura siglo tras siglo, se reduce hoy día al enfrentamiento entre la autoconfianza y la sanción.

Aunque no fuera el problema nuclear, EE.UU. tomaría como blanco otra cosa nuestra y no se acabará la amenaza militar y política de EE.UU., dijo y añadió que la actual situación, que preanuncia la confrontación prolongada con EE.UU., nos urge reforzar aun más la potencia interior en todos los aspectos considerando como hecho consumado vivir en el futuro también bajo la sanción de las fuerzas hostiles.

El Presidente del PTC indicó que desde el punto de vista del aumento de fuerzas propias, existen no pocos problemas a ser arreglados en la administración del Estado, las gestiones económicas y otras ramas.

Analizó la situación actual de la administración del Estado y las gestiones económicas que son insuficientes para remolcar e impulsar la magna causa de autarquía y autofortalecimiento y se hallan estancadas sin innovación valiente.

Enfatizó que el triunfo de la revolución es inevitable, pero no se obtiene sin ningún obstáculo o dificultad.

Si no trabajamos duro para incrementar la capacidad de autofortalecimiento esperando el levantamiento de las sanciones, se hará más fuerte la ofensiva reaccionaria de los enemigos que arremeterán para bloquear nuestro avance, subrayó.

Continuó que cuanto más crezca nuestro poderío y se incrementen nuestras propiedades valiosas de autoconfianza y autosuficiencia, tanto más angustiosos se pondrán los enemigos y más cercano será el día de victoria del socialismo.

Enseñó que todas las organizaciones partidistas y los funcionarios, conscientes de su misión importante atribuida por la época, deben levantarse en la arremetida frontal para llevar al fracaso total la campaña de sanción y bloqueo de los enemigos con el poderío de autoconfianza.

«¡Superemos con la arremetida frontal todas las dificultades que obstaculizan nuestro avance!» es la consigna de lucha a ser mantenida hoy por todo el partido y todo el pueblo, destacó.

Diciendo que el frente principal de la actual arremetida frontal es el económico, definió como tarea inmediata de este sector satisfacer las necesidades para el desarrollo económico y la vida de la población reajustando la base económica del país y movilizando todas las posibilidades productivas.

Y presentó la tarea programática de arreglar el sistema y orden de la labor económica.

Dilucidó los remedios fundamentales para fortalecer el sistema de centralización en el Consejo de Ministros y su responsabilidad, núcleo del régimen de trabajo de la economía nacional.

Planteó los asuntos claves para buscar el remedio acertado para mejorar la planificación según las exigencias de la realidad, ajustar el equilibrio general de la producción y el suministro y elevar decisivamente la confiabilidad del plan de economía nacional.

Enfatizó que la labor del Consejo de Ministros es precisamente la del Comité Central del Partido y la implementación de la resolución de éste es el trabajo de aquél.

Analizó anatómicamente serios problemas que deben ser resueltos con urgencia para mejorar la dirección y administración unificadas del Estado sobre la economía después del presente pleno.

Luego de presentar las medidas innovadoras y proyectos concretos para ordenar el sistema de aparatos en general con vistas a promover el desarrollo económico y elevar el papel de los funcionarios, enseñó los remedios realistas para dar impulso fuerte al mejoramiento de la administración económica a base de ello.

Aclaró el rumbo de solución de los asuntos claves para el crecimiento económico que deben ser promovidos con empeño por todo el partido y todo el Estado.

Acto seguido, presentó las tareas que corresponden a las industrias claves de la economía nacional.

Analizó globalmente las deficiencias y el estancamiento de la industria metalúrgica, la química, la eléctrica, la carbonífera, la mecánica, la de materiales de construcción, la ligera y el transporte ferroviario y presentó una tras otra las medidas científicas y sustanciales para lograr un avance en las labores económicas.

Insistió en consolidar progresivamente la base económica del país al establecer con la cuenta correcta los planes por índices de las 10 metas perspectivas para desarrollar la economía nacional de manera estable y con vistas al futuro y librar la campaña para cumplirlos.

A continuación, resaltó la importancia de aumentar decisivamente la producción agrícola.

Habló también sobre el mejoramiento de las gestiones de ciencia, educación y salud pública.

La inagotable propiedad estratégica, a que debemos apelarnos hoy en día, es la ciencia y tecnología que deben ser el faro de camino y el conductor de desarrollo en estos tiempos de muchas dificultades económicas, apuntó.

Presentó las tareas y remedios para mejorar radicalmente la educación del país a las alturas de la época de la revolución educacional.

Kim Jong Un mencionó los problemas importantes para mantener la naturaleza de la salud pública socialista, la más ventajosa del mundo preparada por el Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il, fortalecer la base material y técnica de la rama y formar a todos los médicos como los rojos del PTC que posean la filantropía ilimitada y alta cualidad médica.

Abogó por dinamizar la campaña de aumento de producción y ahorro y de mejoramiento de calidad, proteger el ecosistema y establecer cabalmente las medidas de prevención de desastres naturales.

Instruyó garantizar en lo político y diplomático y en lo militar la arremetida frontal.

Para triunfar sin falta en esta forma de ofensiva que supera los desafíos y dificultades más severos de la historia, hace falta la garantía política, diplomática y militar, dijo y enumeró los proyectos para reforzar el frente diplomático frente a la situación creada.

A base del análisis general y profundo sobe la grave situación creada en la Península Coreana y la complicadísima estructura actual de relaciones internacionales, delineó las tareas programáticas para tomar las medidas ofensivas orientadas a garantizar la soberanía y seguridad de nuestro Estado.

Durante más 70 años pasados, EE.UU. recurrió a la sanción más bárbara e inhumana y la persistente amenaza nuclear sobre nuestro Estado definiéndolo como «eje del mal» y «blanco de ataque preventivo nuclear», criticó y agregó que la política hostil a la RPDC de EE.UU. es el factor que lleva hoy la situación de la Península Coreana a la etapa más peligrosa y grave.

En 2 años pasados, la RPDC tomó las importantes medidas preventivas para construir la confianza con EE.UU. tales como suspender la prueba nuclear y el lanzamiento de ensayo del cohete balístico intercontinental y cancelar el campo de prueba nuclear, recordó.

En lugar de responder con las medidas equivalentes, EE.UU. amenazó militarmente en ese bienio a nuestro país realizando en decenas de veces los ejercicios militares conjuntos de grandes y pequeños tamaños cuyo paro había prometido personalmente el presidente norteamericano e introduciendo en el Sur de Corea los sofisticados equipos bélicos y adoptó más de diez veces las medidas de sanción independiente, hecho que volvió a confirmar al mundo la invariable ambición de aplastar nuestro régimen, recalcó.

En tales condiciones, se ha perdido la razón por la cual debemos comprometernos unilateralmente a la promesa que no observa la contraparte, dijo y agregó que esta realidad desalienta igualmente nuestros esfuerzos por el desarme y la no proliferación nucleares en el mundo.

La situación creada evidencia que, como ya hemos declarado, en defendernos al consolidar nuestra fuerza en la medida necesaria para disuadir el atentado de las fuerzas hostiles contra nuestra soberanía y seguridad está la senda por la cual debemos marchar sin parar ni vacilar aunque nos cueste mucho trabajo, señaló y aclaró la posición política de nuestro partido sobre EE.UU.

Ratificando que la posesión y el incremento continuo de invencibles fuerzas armadas son la invariable meta de nuestro partido para la construcción de defensa nacional, subrayó que el proyecto medular y la firme voluntad del PTC en esta materia es hacer que ninguna fuerza se atreva a usar las fuerzas armadas contra nuestro país.

Al llamar a dar más empuje al desarrollo de armamentos estratégicos, precisó que debido a las acciones gangsteriles de EE.UU., no hay cambios en nuestro ambiente exterior tanto en el tiempo de impulso paralelo de la construcción económica y la de fuerzas armadas nucleares como en el actual en que se van concentrando todas las fuerzas en esa primera empresa.

Ya que se incrementan los actos hostiles y la amenaza y chantaje nucleares, no debemos renunciar la seguridad del futuro a cambio de los visibles éxitos económicos y el bienestar, declaró y afirmó que el mundo verá en un futuro cercano nuevo armamento estratégico que va a poseer la RPDC.

Ahora que hemos calado a fondo la verdadera intención de EE.UU., no tenemos nada que vacilar abrigando alguna esperanza sedientos de levantamiento de sanciones, dijo.

Sentenció en tono tajante que no habrá nunca la desnuclearización de la Península Coreana si EE.UU. persigue hasta el final la política hostil anticoreana y la RPDC dará firme continuidad al desarrollo de armas estratégicas indispensables y primordiales para la seguridad nacional, hasta que se cancele la política hostil de EE.UU. y se establezca el sistema de paz permanente y duradera en la Península Coreana.

Mantendremos de manera confiable la disposición de movilización rutinaria del poderoso disuasivo nuclear, que garantizará nuestra seguridad duradera contrarrestando la amenaza nuclear de EE.UU., y la dimensión y profundidad del incremento de nuestro disuasivo se ajustarán a la posición posterior de EE.UU. sobre la RPDC, apuntó.

Continuó que el nacimiento en nuestro país de armamentos absolutos, que poseen sólo las potencias, deviene un gran éxito, pero causa gran alegría la formación de muchos talentos de ciencia y tecnología en ese proceso, lo que significa el logro más valioso para el partido.

El Presidente del PTC mencionó que en apego a los principios de autofortalecimiento y el Juche, los sectores de investigación de ciencias de defensa nacional y de industria bélica deben acatar fiel y perfectamente la línea del partido en materia de la construcción de defensa nacional levantando en alto la consigna «Más alto y más rápido» para alcanzar las metas por etapas ya asignadas.

Exhortó a los funcionarios y científicos de la industria de defensa nacional a dedicarse con todo empeño a las sagradas actividades para consolidar por todos los medios el poder defensivo del país conservando la invariable fidelidad al partido y a la revolución con el mismo ímpetu con que han preparado el disuasivo de guerra nuclear al cabo de la lucha intensa de 3 años pasados.

Planteó los problemas de dinamizar en todo el partido, todo el Estado y toda la sociedad la lucha por eliminar los fenómenos opuestos y enajenados de los principios socialistas, reforzar los trabajos de las entidades de masas y establecer en toda la sociedad una rigurosa disciplina moral.

Se refirió a la necesidad de fortalecer el partido que es el Estado Mayor de la revolución y elevar notablemente su liderazgo.

Habló acerca de los problemas de principios y las medidas prácticas para consolidar el partido en lo organizativo e ideológico y elevar el desempeño de los cuadros según las demandas de la época y la revolución en desarrollo.

Nuestra revolución avanza con pasos firmes, pero también son persistentes y severos los desafíos de las fuerzas hostiles y los obstáculos que afrontamos, señaló y continuó que el partido decidió otra vez una lucha ardua y larga por el triunfo definitivo de la revolución y por el buen vivir del gran pueblo coreano.

La victoria o la derrota en la actual disyuntiva del destino del socialismo depende totalmente del poderío de la unidad de nuestro partido y de su papel orientador, apuntó y prosiguió que el PTC seguirá asestando golpes demoledores a EE.UU. y las fuerzas hostiles satélites manteniéndose de pie y compartirá siempre las buenas y las malas con el pueblo coreano.

Dijo que el pueblo coreano aprendió la manera de vivir por cuenta propia, vencer a los enemigos y dificultades y defender su dignidad y derechos en el largo y severo ambiente que no haya conocido antes la historia. Declaró que es nuestra férrea convicción revolucionaria defender la dignidad del país y derrotar al imperialismo al lograr, cueste lo que cueste y con medios propios, la prosperidad aunque suframos la escasez económica.

Serán vencidas las dificultades y se alcanzará nueva victoria que hará de la canción «No envidiamos nada a nadie en el mundo» la vida real de todo el pueblo del país, cuando todos nosotros sigamos luchando firmemente con la indoblegable convicción revolucionaria, el ferviente patriotismo y el espíritu de lucha, aseguró.

Y exhortó a todos a ser precursores y abanderados de la gloriosa lucha de hoy por superar con la arremetida frontal la severa coyuntura que tropieza la revolución y por hacer realidad la ambición y el ideal de construir una potencia socialista.

En el pleno se presentaron los discursos por escrito sobre el primer punto de agenda.

Los oradores apoyaron totalmente la destacada idea y estrategia de arremetida frontal y el programa de su ejecución, presentados por el Presidente del PTC para superar todos los desafíos y dificultades interpuestos en el camino de avance de la construcción socialista y cumplir con antelación la gran causa de prosperidad con fuerzas propias, y juraron con solemnidad apoyar con acción la idea y el propósito del CC del PTC sobre esa forma de ofensiva.

El proyecto de resolución del primer punto fue aprobado por unanimidad después del estudio y debate serios y activos.

En la resolución se anotan las siguientes decisiones:

Primera, se reajustará la base económica del país y se movilizarán todas las posibilidades productivas para satisfacer las necesidades para el desarrollo económico y la vida de la población.

Segunda, se dará importancia a las ciencias y tecnologías y se mejorarán las labores de educación y salud pública, sectores icónicos del régimen socialista.

Tercera, se protegerá el ecosistema y se establecerá el sistema estatal de control de crisis para hacer frente a los desastres naturales.

Cuarta, la victoria de la arremetida frontal se garantizará con la fuerte ofensiva política, diplomática y militar.

Quinta, se intensificará la lucha contra los fenómenos opuestos y enajenados de los principios socialistas, se establecerá la disciplina moral y se realizará con escrupulosidad la educación ideológica en las entidades de masas.

Sexta, se fortalecerá el Partido, Estado Mayor de la revolución, y se elevará extraordinariamente su capacidad directiva.

Séptima, los funcionarios se empeñarán, como directivos de la revolución, en cumplir con su responsabilidad y deber asumidos ante el Partido, la revolución y el pueblo en la arremetida frontal para superar las dificultades surgidas en la ruta de avance de la construcción del socialismo.

Octava, las organizaciones partidistas y las instituciones políticas de todos los niveles realizarán con escrupulosidad las labores organizativas y políticas para la implementación de la presente resolución, mientras el Presidium de la Asamblea Popular Suprema, el Consejo de Ministros y otros órganos correspondientes tomarán las medidas de trabajo para cumplir las tareas señaladas en ella.

El cónclave abordó el segundo punto de agenda, o sea, el problema de organización.

Fueron removidos y elegidos suplementariamente los miembros y otros suplentes del Buró Político del CC del PTC.

Ri Il Hwan, Ri Pyong Chol y Kim Tok Hun se hicieron miembros del BP del CC del PTC.

Quedaron elegidos como miembros suplentes del BP del CC del PTC Kim Jong Gwan, Pak Jong Chon, Kim Hyong Jun, Ho Chol Man, Ri Ho Rim y Kim Il Chol.

Fueron destituidos y elegidos los vicepresidentes del CC del PTC.

Ri Il Hwan, Kim Hyong Jun, Ri Pyong Chol y Kim Tok Hun fueron elegidos como vicepresidentes del CC del PTC.

También fueron removidos y elegidos los miembros y otros suplentes del CC del PTC.

Los miembros suplentes Kim Hyong Jun, Han Kwang Sang, Kang Jong Gwan, Kim Kwang Chol, Kim Kyong Jun, Yang Sung Ho, Kwak Chang Sik, Pak Kwang Ju, Pak Myong Su, Ri Pong Chun y Son Sok Won pasaron a ser miembros del CC del PTC.

Fueron elegidos directamente al mismo cargo Ho Chol Man, Ri Ho Rim, O Il Jong, Kim Yong Hwan, Kim Il Chol, Kim Jong Ho, Son Yong Hun, Rim Kwang Il y Choe Sang Gon.

Quedaron elegidos como miembros suplentes del CC del PTC Jang Kwang Myong, Jon Hyon Chol, Sim Hong Bin, Ri Thae Il, Choe Kwang Il, Ri Wan Sik, Ri Yong Chol, Choe Chun Gil, Kim Hak Chol, Kim Chol, Pak Jong Gun, Jon Hak Chol, Jo Yong Dok, Sin Yong Chol, Kim Sung Jin, Mun Jong Ung, Ri Jong Gil, Choe Song Nam, Jon Hyong Gil, Kang Son, Kim Yong Bae, Kim Ki Ryong, Sin Hong Chol y Kim Yong Nam.

La reunión eligió al presidente de la Comisión de Control del CC del PTC y removió a sus miembros y eligió a los nuevos.

Ri Sang Won fue electo como presidente de la Comisión de Control.

Fueron depuestos y nombrados los jefes de algunos departamentos del CC del PTC.

Ri Il Hwan, Kim Hyong Jun, Choe Hwi, Ri Pyong Chol, Kim Tok Hun, Choe Pu Il, Ho Chol Man, Ri Ho Rim, Han Kwang Sang y O Il Jong fueron nombrados como jefes de departamento del CC del PTC.

Tuvo lugar el nombramiento de los primeros subjefes de departamento del CC del PTC.

Kim Tong Il, Ri Yong Gil, Kim Yo Jong y Ri Yong Sik resultaron nombrados como primeros subjefes de departamento del CC del PTC.

Fueron destituidos y nombrados los presidentes de los comités provinciales del Partido.

Kim Yong Hwan fue designado como presidente del Comité del PTC en la Provincia de Ryanggang.

Fueron removidos y nombrados los cuadros de los órganos estatales.

Kim Il Chol fue nombrado como vicepremier y presidente del Comité Estatal de Planificación, Jon Hak Chol como ministro de Industria Carbonífera, Jon Myong Sik como ministro de Cultura y Kim Sung Jin como presidente de la Academia Estatal de Ciencias.

El cónclave discutió el tercer punto de agenda: la enmienda y complementación de la colección de consignas del CC del PTC.

En el debate sobre el cuarto punto sobre la conmemoración solemne del 75º aniversario de la fundación del PTC fue adoptada una resolución correspondiente.

Al finalizar la sesión plenaria, el Presidente del PTC se refirió al significado e importancia del presente cónclave en vencer de frente la coyuntura actual y registrar nuevo auge en la revolución coreana.

Aclaró que la idea y espíritu principales de la presente reunión es librar la arremetida frontal sin esperar con brazos cruzados el cambio favorable de la situación.

En otra palabra, -continuó- debemos superar con el poderío de autoconfianza las dificultades con que tropezamos en el camino de avance de la construcción socialista sin esperar ni en sueño que EE.UU. y las fuerzas hostiles nos dejen vivir en paz.

En la lucha de hoy, no debemos buscar el camino de resignarse a los factores objetivos, sino superarlos de frente para que éstos sean controlados por nosotros, destacó.

Instruyó que todo el partido debe recibir las tareas presentadas por el 5º Pleno del 7º Período del CC del PTC y discutir sustancialmente su materialización.

Insistió en tomar las medidas prácticas con el plan detallado y correcta metodología para la ejecución de las políticas del partido.

Apuntando que para hacer la revolución, los revolucionarios deben considerar la valiosa confianza del pueblo como lo todo de su vida, les exhortó a ser servidores diligentes y fieles para el pueblo tan bueno como el coreano.

Kim Jong Un se fotografió con los miembros del órgano de dirección central del Partido en la sede de la presente reunión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *